Narco-juniors son cobijados por empresario de antros, denuncian ex empleados



  • Juan Enrique Kramer Prida, empresario señalado como líder de distribuidores de droga.

Detrás de los narcojuniors detenidos el pasado fin de semana y presunto comprador de la impunidad que cobija a los jóvenes vendedores de droga, está el millonario empresario Juan Enrique Kramer Prida, quien es socio y dueño de las discoteca "Dubai", ubicada en la avenida Cobá, y socio del restaurante "Papas Grill" de la misma zona, además de que fue socio de la discoteca "El Ruedo" (muy pronto se llamará “El Ruidoso”) ubicada en Plaza las Avenidas y actual dueño de "Las Kekas", negocio dedicado a la venta de quesadillas y que vienen proliferando por todo Cancún.

Fuentes cercanas al empresario, entre ellos varios extrabajadores de los antros acudieron a las instalaciones de Diario Respuesta a denunciar los vínculos de Juan Enrique Kramer Prida con la delincuencia organizada. Explicaron que "el rostro de Juan Enrique Kramer Prida es la de un prominente empresario dedicado a la industria de la diversión en antros, sin embargo, detrás de él hay todo un imperio cimentado en el crimen organizado, especializado en el tráfico y venta de drogas".

Explican los valientes anónimos que le temen al empresario, que Juan Enrique Kramer Prida tenía a su servicio a los tres narcojuniors detenidos, ya que eran los encargados de comercializar la droga en todos sus negocios. Incluso, afirman que el empresario Juan Enrique Kramer Prida junto con su gerente Ivan Muciño, gerente del Dubai, comandan toda una cuadrilla de jóvenes que se hacen pasar como antreros pero que en realidad son distribuidores de droga.

El sábado los juniors dedicados a la distribución de droga VIPs, detenidos el sábado en el fraccionamiento Santa Fe Plus de la Supermanzana 525. Los jovenes presuntamente son manipulados por el empresario y socio de varios antros en Cancún, Juan Enrique Kramer Prida, además comentaron una anécdota cuando entregaron el producto a un mesero de las discotecas donde hasta la fecha la venden en el baño y para ello pagaron 100 mil pesos al grupo de la delincuencia organizada conocidas como “Zetas”.

Las fuentes aseguran que el empresario no sólo se encarga de administrar la distribución de droga en sus antros, sino que también en otros como son el Buldog ubicado en Zona Hotelera, y en diversos hoteles de la Zona Hotelera, además de que dejaron en esta redacción informes sobre la forma precisa de operar de Juan Enrique Kramer Prida y sus comandos de distribución de droga.

Señalan que el empresario Juan Enrique Kramer Prida tiene comunicación con los narcos vips, Miguel Sosa Barragán y su hermano Cristian, Mauricio Canto Miro, quienes también utilizaban como enganchadoras a las jóvenes Nicolette Gisela Osorio Bonn, Sarai Vargas López, y Fernanda García Altaguirre, ésta última hija del presidente del Tribunal Electoral de Quintana Roo, magistrado Francisco Javier García Rosado.

También trascendió que Juan Enrique Kramer Prida pagó una fuerte suma de dinero para que peritos y agentes de la Procuraduría General de la República cambiará la información de la averiguación previa, y así debilitar el caso para que los narcojunior pisen las calles en breve.

Los sujetos operaban mediante una llamada del presunto narco-empresario y acudían a los antros antes mencionados y uno de los meseros “claves” se hacía cargo de la droga ya sea cocaína o marihuana que hasta la fecha la comercializan en los baños sin problemas.

Cristian, Miguel y Mauricio trabajaban por su cuenta en la distribución de droga en Zona Hotelera ya que su patrocinador el empresario decidió pagar 100 mil pesos en efectivo a los integrantes del grupo “Los Zetas” mediante un pacto entre ellos a raíz que le solicitaron la cuota, pues a cambio de la suma de dinero los juniors iban a vender su propio producto.

Sin embargo pese a que forman un grupo de distribuidores de droga Miguel y Cristian de apellidos Sosa Barragán, Mauricio Canto Miro, y posiblemente las jóvenes Nicolette Gisela Osorio, Sarai Vargas, y Fernanda García, la delegación de la Procuraduría General de la República (PGR) no los investigó a través de elementos de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), sino todo lo contrario se dedicó a protegerlos al omitir información sobre la consignación y argumentar que la cocaína era bicarbonato, en tanto la marihuana que era de consumo mínimo y no con fines de comercialización a pesar que tenía un peso a los 500 gramos, además que dentro del domicilio se hallaron dos paquetes de bolsitas que se utiliza para el envoltorio de la droga y una bascula de gramos.

De acuerdo a fuentes ajenas a la delegación de la Procuraduría General de la República (PGR), los únicos consignados fueron Cristian Sosa Barragán y Mauricio Canto Miro quienes ya se encuentran internados en la Cárcel de Cancún a disposición del un juez de Distrito.

Como parte de lo asegurado tenían una pistola tipo escuadra cromada calibre 38 Súper, 26 cartuchos de nueve milímetros, dos cargadores, 18 calibre 22, cuatro calibre 38 súper, uno percutido.

Narcodiscotecas

Juan Enrique Kramer Prida, es socio y administrador de la discoteca "Dubai" ubicada en la avenida Cobá y socio del restaurante "Papas Grill" de la misma avenida, fue dueño de la discoteca "El Ruedo" ubicada en plaza las avenidas y dueño y franquiciador de "Las Kekas", negocios de comida en donde se expenden quesadillas.

Más tarde se peleó con sus socios de Dubai y Papas Grill, y y se dedica a franquiciar la marca del Dubai.

La discoteca "El Ruedo" la traspasó hace unos meses, pero se sabe que su presunta separación es unja jugarreta disuasiva, porque en breve en el mismo local se abrirá el “El Ruidoso”.

Actualmente se dedica a franquiciar la discoteca Dubai y "Las Kekas" negocio de empanadas y quesadillas, que ya proliferan por varios puntos de Cancún.

Se le relacionada con varios grupos de juniors a los que conocía en las discoteas que han operado tanto en la avenida Cobá como en plaza "Las Avenidas".