Joven esetudiante que trabajaba en una pizzería toma fatal decisión

Chetumal, Quintana Roo a 25 de agosto de 2013. El Agente del Ministerio Público del Fuero Común inició el acta circunstanciada ZS/CHE/01/SD/518/08/2013, derivado del fallecimiento, aparentemente por suicidio, de quien en vida respondió al nombre de Francisco Javier Rodríguez Díaz, de 19 años de edad, cuyo cuerpo fue hallado en el interior de una vivienda localizada en la calle Vicente Guerrero No. 131, entre Lázaro Cárdenas y Chapultepec, de la Colonia Barrio Bravo en Chetumal.

Con relación a los hechos, agentes de la Policía Judicial, especializados en Investigación de Homicidios, acudieron a la dirección antes señalada, lugar en donde fue reportado el hecho.

En el sitio, los investigadores entrevistaron a Olga Díaz Chan, de 40 años de edad, quien dijo que el occiso era su hijo, el cual arribó a su domicilio entre las 03:00 y 04:00 horas, situación que le causó extrañeza, ya que su jornada laboral como empleado de un establecimiento de ventas de pizzas, concluye generalmente a las 02:00 horas.

Explicó que fue por la mañana del domingo, alrededor de las 07:10 horas, cuando al acudir al sitio en donde duerme su vástago para despertarlo, se percató que estaba suspendido del cuello con el brazo de una hamaca, por lo que lo bajó y solicitó auxilio al número de emergencias, sin embargo los paramédicos le informaron que ya no tenía signos vitales.

La mujer dijo que su hijo respondía al nombre de Francisco Javier Rodríguez Díaz, de 19 años de edad, soltero, con estudios de preparatoria y ocupación ayudante de pizzero.

El cuerpo fue trasladado a las instalaciones del Servicio Médico Forense para la necropsia, luego de que el MPFC realizó las diligencias respectivas.


REPORTE DE LA POLICIA ESTATAL PREVENTIVA

Elementos de la Policía Estatal Preventiva, tuvieron conocimiento vía número de Emergencias 066 del reporte de una persona que se había quitado la vida por la via del ahorcamiento sobre las calles Vicente Guerrero número 131 entre Chapultepec y Lázaro Cárdenas de la colonia Barrio Bravo.

Al arribo de los agentes preventivos se entrevistaron con la señora Olga Díaz Chan de 40 años de edad, propietaria de la vivienda antes mencionada, quien manifestó que la persona que se había quitado la vida era su hijo y respondía al nombre de Javier Rodríguez Díaz de 19 años de edad, el cual era estudiante y trabajaba como repartidor de pizzas.

La madre del ahora occiso menciono que aproximadamente a las 04:00 hrs de la madrugada escuchó que su hijo llego al domicilio pero como ella duerme en la segunda planta, pero fue hasta que amaneció bajo para preparar el desayuno percatándose que su vástago se encontraba colgado del brazo de la hamaca donde dormía, por lo que procedió a descolgarlo y tratar de reanimarlo pero el sujeto ya había fallecido.

Paramédicos de la Cruz-Roja arribaron al lugar para verificar el fallecimiento, posteriormente arribaron agentes de la P.J.E., así como personal del Servicio Médico Forense quienes se hicieron cargo de los hechos.