Jorge Walter Villanueva Ramírez, dice ser inocente


Adrián González Calderón

Jorge Walter Villanueva Ramírez, secretario del Juzgado Sexto de Distrito en el Estado, ayer se dio a la tarea de contactar al que esto escribe para dar su versión respecto al brutal crimen de su ex esposa, Arena del Rocío Palacios Valdez, y quiera era su actual pareja, Octavio Augusto Góngora Jiménez, cuyos cadáveres fueron encontrados en un paraje el pasado miércoles. Dada la importancia de los testimonios vertidos a Diario de Quintana Roo, nos permitimos reproducir de manera íntegra esta entrevista.

Jorge Walter: Con relación a los hechos, me vengo enterando cuando a mí me hablan del Instituto Cumbres, en donde acude mi hijo a la escuela. Si no mal recuerdo, el martes 17, una maestra me dice que no pasaron por mi hijo, me pidió que pasara a buscarlo, pero yo me encontraba en mi centro laboral.

La maestra me habló aproximadamente a las 3:30 de la tarde y respondí que no podía pasar yo, pero que le avisaría a mi esposa. Le hablé a mi esposa y le dije lo que había pasado y le pedí que pasara por mi hijo a la escuela, lo cual hizo, mientras yo le mandaba un mensaje a la mamá de mi hijo en el que le pregunto ¿qué pasó?, ¿por qué no pasó por mi hijo a la escuela?

Como tenemos un convenio en el que se establece que yo veo a mi hijo todos los días de cuatro de la tarde hasta las ocho y media de la noche, pues ya no tenía caso que se lo llevara, esperé para llevárselo a las ocho de la noche.

Así sucedió, seguí trabajando hasta las cuatro o cuatro y media de la tarde, fui a mi hogar y regresé a mi oficina poco después de las cinco y estuve poco más de dos horas, debido a que entrego a mi hijo a las ocho, debo respetar el convenio.

Llegué a mi casa y fui con mi esposa y mi hijo a la casa de la señora Arena del Rocío, toqué el timbre, las luces estaban prendidas pero no había nadie, pero como yo tengo que continuar mis labores le mandé un mensaje de texto en el que le decía: “Oye te traje a mi hijo y no estás, sabes que estoy ocupado en el trabajo, de perdida avísame, pero pásalo a buscar a mi casa”.

Regresé a mi casa, dejé a mi hijo y a mi esposa y volví al Juzgado Sexto, sitio en el que estuve hasta las 00:20 horas. Me fui a mi casa y me dormí con mi familia. A temprana hora llevamos a mi hijo a la escuela y después fui a mi trabajo, pero más tarde recibí una llamada por parte del director del Instituto Cumbres, en la que me decía que había una situación, que ahí estaba la hermana de Arena del Rocío y me la comunicó.

Ella me dijo: “Oye Walter estoy tratando de comunicarme con Arena desde el día de ayer, al mediodía, pero no me contesta, ni ella ni mi cuñado”, incluso me dijo que no sabía qué hacer en caso de un familiar desaparecido, me pidió ayuda y accedí a apoyarla, le dije que me esperara a que yo saliera del trabajo para interponer una denuncia.

El director del colegio me recomendó que aún no le comentara nada a mi hijo y luego me preguntó si le entregaba mi hijo a su tía o si yo pasaría por él, a lo que respondí que yo pasaría por él, pedí permiso en mi trabajo y fui a buscar a mi hijo, al cual llevé a casa de mis suegros, para después regresar a mi centro laboral.
Estuve esperando a que la hermana de mi hijo me hablara para ayudarla, pero solamente recibí llamadas por parte de mis vecinos, quienes me decían que muchos policías judiciales estaban en mi casa y no regresé a mi casa, porque yo sé cómo se manejan algunos policías judiciales, los cuales te detienen por algún delito menor, como ultrajes a la autoridad, luego te torturan.

Entendí que ese no era un procedimiento adecuado, no había motivo por el cual fueran tantos judiciales, se estaban yendo por otro lado, lo que me da temor.

Quiero aclarar que yo continúo con mis labores cotidianas y laborales y estoy dispuesto a colaborar en la investigación, a rendir una declaración y permitir que me investiguen, pero siempre que sea garantizada mi integridad física.


Reportero: ¿Existían conflictos legales entre la mamá de tus hijos y tú?

Jorge Walter: Mira, yo no lo llamaría conflictos legales, son litigios legales, pero no quisiera que la ciudadanía se confunda, una cosa es que exista un problema en un juzgado, una cuestión de papel, en el que te defiendes y ambas partes luchan por obtener lo que quieren y otra cosa muy diferente que por un litigio me confundan y que crean que yo sea, como dicen en los periódicos, el autor intelectual de una atrocidad, tan sólo hay que tomar en cuenta que yo soy un abogado y estoy consciente de la gravedad de lo ocurrido y las consecuencias, si yo fuera culpable hubiera huido, pero sigo aquí, trabajando, e incluso pido que se hagan las investigaciones, pero conforme a derecho.

Solamente ayer no fui a mi trabajo porque recibí llamadas de varias personas que me decían que la instrucción a la Policía Judicial era que me detengan por un delito menor, para que me torturen y me obliguen a firmar lo que ellos quieran.

Incluso, tengo conocimiento que el día de ayer fue a mi trabajo el comandante de homicidios, que me andaban localizando y estoy dispuesto a rendir una declaración, que me citen y acudiré a comparecer. Ahorita estoy redactando un documento en el que relato con detalles y pruebas todo lo que te comento.

De esta manera concluyó la entrevista con Jorge Walter Villanueva Ramírez, quien no precisó cuándo acudiría ante la autoridad ministerial a rendir de manera voluntaria su declaración.

Fuente: dqr.com.mx