Calakmul / Negligencia Médica en Clínica Carranza


Muere mujer por cesárea mal practicada en la Clínica Carranza de Chetumal

XPUJIL, Calakmul, Cam., 27 de noviembre.- Familiares de la hoy occisa Cipriana Guadalupe Audelo Cetina denuncian negligencia médica de un especialista de la Clínica Carranza de Chetumal, lo que ocasionó su fallecimiento el 24 de septiembre pasado, cuando se le practicó una cesárea por el nacimiento de su tercer hijo.

Josué Dzib Ek, radicado en la comunidad de Zoh-Laguna y esposo de Cipriana Guadalupe, de 27 años de edad, narró que a su difunta esposa le fue practicada una cesárea en la clínica Carranza, el 15 de septiembre, por el Dr. Fernando González Zendejas, quien llevó el control prenatal durante los 9 meses de gestación de la hoy occisa, y que aseguró al terminar la cesárea que todo salió bien, y con fecha 17 de septiembre, Audelo Cetina fue dada de alta, con un cuadro de anemia moderada, asegurando el galeno que su estado de salud mejoraría poco a poco, y le suministró algunos medicamentos.

El 21 de septiembre, Audelo Cetina manifestó malestar, dificultades respiratorias, por lo que fue llevada al hospital de Xpujil, donde los médicos informaron que el estado de salud no mejoraba, y recomendó su traslado a otro nosocomio, y optó por trasladarla a la clínica Carranza, donde le practicaron la cesárea.

El médico que la atendió, informó al esposo que el problema de salud de su esposa se debía a su estado anémico, por lo que recomendó una transfusión sanguínea, misma que se le realizó, pero esto ocasionó que el estado de salud de su esposa empeorara.

Fue llevada a terapia intensiva de la misma clínica, atendida por el Dr. Oscar Rosaldo Abundis, quien informó presentaba un cuadro de pancreatitis, a lo que se sumó un cuadro de vesícula rodeado de líquido amniótico, derivada de la intervención quirúrgica (cesárea), por lo que su estado de salud era grave, sumándose un cuadro de líquido amniótico en pulmones, lo que ocasionaba dificultades para respirar.

Ante esta complejidad médica, el galeno sugirió inducir a la paciente a un coma para una pronta recuperación, pues se sumó otro cuadro de inflamación del corazón en el costado izquierdo, señalando al esposo de la paciente que debía liquidar una cuenta de 160 mil pesos, sin que la paciente mostrara mejoría alguna, además de sugerirle llevársela al hospital de Campeche bajo la versión que tiene mejor equipo médico para estos casos.

Al intentar realizar tal movimiento, el conductor de la ambulancia refirió no hacerse responsable, pues la paciente presentaba un estado de salud crítico, a lo que Rosaldo Abundis recomendó que podría atenderla en el hospital general, argumentando ser el jefe de terapia de dicho nosocomio.

A su llegada al hospital general, fue atendida por el médico en turno, quien al mencionar que el doctor Rosaldo Abundis referenciaba, este señaló que dicho médico no cumplía ninguna función en dicho hospital, “lo que me causó gran sorpresa, pues estaba en juego la vida de mi esposa”, dijo Dzib Ek.

Tras valorar a la paciente, el galeno le dio pocas esperanzas de vida, pues por su experiencia clínica, señaló que el cuadro que presentaba derivó en que al momento que se le practicó la cesárea, no se realizó la correcta limpieza de líquido amniótico del bebé, provocando una trombosis múltiple, pues fueron varios cuadros clínicos que se fueron presentando posterior a la cesárea, por lo que a las 18:30 horas del día 24 de septiembre, Cipriana Audelo Cetina falleció.

Le sobreviven 2 hijos varones de 8 años y el recién nacido de 2 meses de edad; ante este hecho, Josué Dzib Ek confía en que las autoridades correspondientes puedan aplicar la ley contra este médico ante una falla que le costó la vida a su esposa, y así mismo, pide a las autoridades médicas tomen cartas en el asunto, pues en manos de los médicos esta la vida de los pacientes, misma que no se puede tratar con liviandad e irresponsabilidad, aunado se exigió el pago de los servicios cuando la paciente fue trasladada en un estado crítico a raíz de la negligencia médica de este doctor que labora en la conocida Clínica Carranza de Chetumal.

Fuente: Por Esto!
Miguel Sánchez