Narcotráfico / La Barbie se declara culpable

Foto de archivo de Edgar Valdez Villarreal, alias "La Barbie", cuando era escoltado por policías al ser presentado a la prensa en la Ciudad de México.


ATLANTA (AP) — Edgar Valdez Villarreal, alias "La Barbie", se declaró culpable el miércoles en Atlanta de asociación ilícita para importar y distribuir cocaína, así como de asociación ilícita para lavar dinero.

Las autoridades sostienen que "La Barbie" es el responsable del ingreso de enormes cantidades de cocaína desde México para consumo en el este de Estados Unidos, y de enviar a territorio mexicano millones de dólares obtenidos por ese tráfico.

"La Barbie", de 42 años, apodado así por sus ojos y tez claros, fue objeto de una cacería por cinco estados mexicanos durante un año hasta que fue capturado en una hacienda en las afueras de la Ciudad de México en agosto del 2010. Estuvo entre 13 personas extraditadas a Estados Unidos en septiembre.

La audiencia judicial se realizó bajo fuertes medidas de seguridad y había por lo menos seis guardias armados dentro o alrededor de la sala.

"El fallo de culpabilidad contra Valdez es una victoria para aquellos tanto en México como en Estados Unidos cuyas vidas quedaron afectadas por su tráfico de cocaína, mediante la drogadicción o el deterioro de sus comunidades o por la violencia y la corrupción engendrados por los negocios de este cártel", dijo el fiscal federal estadounidense John Horn.

Buddy Parker, abogado de Valdez, se negó a formular comentarios. El hermano del narcotraficante, que también estuvo presente, también se negó a declarar.

Horn dijo que es imposible saber exactamente cuánta cocaína Valdez introdujo a Estados Unidos, pero añadió que en un periodo de seis meses en el 2005 por lo menos 1.500 kilos fueron enviados solamente a Atlanta. La cocaína fue vendida al por mayor por entre 16.000 y 18.000 dólares por kilo, valiéndose de una sofisticada red de vendedores, dijo Horn.
Foto tomada el 31 de agosto del 2010. (Foto AP/Alexandre Meneghini, archivo)© The Associated Press.
Dos de los cargos que pesan contra Valdez — asociación ilícita para importar y distribuir cocaína — conllevan una pena mínima de 10 años de cárcel y una máxima de cadena perpetua, así como una multa máxima de 10 millones de dólares. La acusación de lavado de dinero conlleva una pena de hasta 20 años de cárcel y una multa de hasta 500.000 dólares, o el doble del monto lavado. La sentencia para Valdez será determinada en una fecha futura.

Otro individuo, Carlos Montemayor González, fue extraditado junto con Valdez y también enfrenta cargos en el caso. Montemayor González se ha declarado inocente.

Edgar Valdez Villarreal nació en Laredo, Texas, donde su padre era propietario de un club nocturno. Se crió en un distrito de clase media donde vivían muchos agentes de la Patrulla Fronteriza, policías y bomberos.


De adolescente pasó a ser pequeño hampón y a la vez jugaba fútbol americano para su escuela. Fue ascendiendo los niveles del hampa hasta convertirse en el cabecilla de un grupo de sicarios del cártel Beltrán Leyva, aliado con el cartel de Sinaloa, dicen las autoridades.

Fue designado jefe de las operaciones en el puerto de Acapulco tras haber sido el principal guardaespaldas del capo del cártel, Arturo Beltrán Leyva, según el prontuario.

Vivió en medio de gran lujo en México, con viviendas en las zonas más exclusivas de la capital, dicen los funcionarios. Ello sin embargo quedó en peligro una vez que la policía se lanzó contra el cártel Beltrán Leyva e infantes de Marina mexicanos mataron a Beltrán Leyva en una balacera en la ciudad turística de Cuernavaca en diciembre del 2009.

Ello desató una sangrienta pugna de poderes entre Valdez y el hermano de Beltrán Leyva, Héctor, según las autoridades. Empezaron a aparecer cadáveres decapitados y desmembrados, algunos colgados de puentes, con carteles en los que se proferían amenazas contra uno u otro bando.

Entre la violencia y bajo la persecución de las fuerzas de seguridad, "La Barbie" salió de Acapulco y trató de vivir una vida más discreta en la Ciudad de México. Pero gracias a pistas anónimas, una unidad élite de la policía federal mexicana lo capturó junto con cuatro socios en una casa de campo en las afueras de la capital.

Cuando fue arrestado en agosto del 2010, el entonces presidente mexicano Felipe Calderón calificó a Valdez como uno de los criminales más buscados tanto a nivel nacional como internacional.